Crónica de una muerte anunciada, esto ya hace tiempo que dejó de ser una crónica meramente deportiva. No existe situación caótica envolviendo el ambiente cordobesista porque directamente no hay situación reconocida. Algo debe estar ocurriendo por ahí arriba que se está reflejando aquí abajo, y solo pronunciar la palabra ‘abajo’ nos hace recorrer un frío y escurridizo escalofrío a los que sentimos cada gol en contra como golpe en nuestras zonas nobles.

1124357_1

El paraíso cordobesista que nos vendieron se desvaneció hace tiempo, es malo beber las aguas del Leteo, y algunos parece que se emborracharon hace tiempo.Como dije antes esto ya no es una crónica, son unas pinceladas de dolor que se canalizan mediante las palabras. La grada no se rinde, pero se cansa.

 

¡VOLVEREMOS… no sé cuando, pero volveremos!

Bartolomé Dobao (@Bartolionheart)